Muchas veces los miedos nos quitan las ganas de vivir, llenan de sombras la alegría y la paz interior. Los miedos nos pueden hacer sufrir más que los problemas que tenemos. El futuro se nos presenta como una nube negra, y tememos que el mañana nos encuentre solos, abandonados, enfermos, o que suceda una tragedia, o que le pase algo a nuestros seres queridos.

Los miedos tienen un efecto muy negativo en la vida de las personas. Un miedo es como una espina que está siempre molestando en el corazón, y no deja nacer el entusiasmo en la vida.

Puede suceder que alguien viva en paz, sin problemas graves, y con muchas cosas lindas entre las manos, pero el miedo no le permite disfrutar de lo que tiene.

El taller hace un recorrido por las distintas motivaciones para ayudarte a que te liberes de los miedos y así recuperar la felicidad y las ganas de vivir.