Que con ternura, un corazón sin vida… puede volver a latir.

Que hay un lugar en el corazón donde habita la esperanza y es en ese lugar de nuestro corazón donde encontramos el calor necesario para sufragar noches solitarias de recuerdos y desengaños.

Que “la casualidad” nos une a seres que atienden y fertilizan nuestra esperanza.

Que no debemos poner limitaciones a los sueños por realizar.

Que nos han enseñado a dar y no sabemos recibir con generosidad.

Que la paciencia es la que mantiene la esperanza.

Que hay que decir lo que se siente, hacer lo que se piense y dar lo que se tiene.

Que cuando un amigo se va es que ha realizado la función por la que estaba en nuestra vida.

Que es de sabio saber cuándo hablar y cuándo callar.

Que las palabras jamás se podrán recoger una vez que han salido de nuestra boca.

Que hay que pensar muy bien antes de hablar, calmarse cuando se esté enfadada o enfadado, resentido, y hablar sólo cuando se esté… en paz.

Creo que aún hay ESPERANZA…

Que si hacemos y vivimos de acuerdo con nuestro corazón…

Si damos lo mejor de nosotros cada instante de nuestra VIDA…

Si amamos desinteresadamente….

Este mundo en el que vivimos puede cambiar…

Creo que la vida es HERMOSA… que nos llena de oportunidades para sentirnos felices de estar vivos…

Creo en los afectos, en la ternura, en los AMIGOS… creo que nunca es tarde para comenzar de nuevo… para hacer caminos, para lograr que todos vivamos dignamente y en PAZ…